abel guera, benjamín clariond y rodrigo medina

Un servidor fue un crítico constante de la pasada administración, así que no hay manera de que se me acuse de ser un solapador del ex Gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz. Critiqué los excesos que se veían en su administración, critiqué el mal manejo de algunos recursos, critiqué el exceso de tibieza en temas de seguridad, pero también aplaudí las correcciones que se dieron en esas fallas que tenían, vaya pues, creo que fui justo, ya que en muchos casos la administración de Rodrigo Medina reviró en varios temas donde se estaban equivocando, y eso es sinónimo de responsabilidad.

Hoy muchos andan rasgándose las vestiduras, escupiendo en la cara del ex Gobernador, al cual quieren dejar fuera del partido, cosa que la verdad, les digo de una vez, no creo que eso le quite el sueño al señor Medina de la Cruz, mañana se presentará el ex mandatario ante las autoridades y aprovechando lo mediático del asunto, unos que hoy se dicen priístas, pero hace meses, precisamente en la campaña pasada, andaban más broncos que nada, andan queriendo pintar su raya con el ex Mandatario, según, para no ser llevados de encuentro, aquí debería estar atacado de la risa un servidor, pero la verdad me da coraje, ya que esos persignados tienen más cola que les pisen que el propio Medina.

Esos “destacados” priístas buscan que a aquellos ex funcionarios de la administración pasada que sean acusados por la Fiscalía Anticorrupción se les suspendan sus derechos de militante, pero la tirada principal es que sean expulsados del PRI, a ver, si estos priístas hoy ofendidos por las supuestas acciones de los ex funcionarios de la administración pasada hubieran sido priístas que anduvieron apoyando al candidato oficial de ese partido en las elecciones pasadas, pues entonces, pero como estos andaban comiendo maíz de huerto ajeno, pues, se ve muy mal.

Que estos priístas hablen de lealtad a los principios, y a la doctrina del partido, pues la mera verdad se ve un gran cinismo e hipocresía por parte de ellos, querer hacer leña del árbol caído demuestra que están intentando realizar venganzas personales, mismas que llevan años guardándolas.

No sé si logren su cometido, lo cual sinceramente no lo creo, pero quizás sea la excusa perfecta para poder abandonar el partido, y así poder irse con quien hoy tiene el poder, los “connotados” miembros del PRI pensaban que su odio al ex Gobernador era un secreto, pero resulta que sus odios eran de conocimiento público, es más que claro que su objetivo principal es salir del closet, ya que sus acciones en pasados meses los han delatado, pero me gustaría dejar algo muy en claro, no que sean la resistencia del PRI, que ser los resentidos del PRI.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom