roberto flores

Al interior de la administración del Gobernador Jaime Rodríguez Calderón se vive una batalla, pero no una batalla cualquiera, ya que algunos cegados por el poder se están llevando de encuentro al propio Bronco y también están quedando expuestos como malos funcionarios, y me refiero a Fernando Elizondo y Manuel González, que se la pasan grillando en lugar de desquitar el sueldo que les pagamos con NUESTROS impuestos. Esos personajes están distraídos, se olvidan de que son funcionarios públicos, y lo que menos les importa es Nuevo León.

Durante el fin de semana con tan solo tres publicaciones en Twitter se logró que el periódico El Norte tuviera justificación para llevar a cabo una artimaña más de uno de los buitres de la administración bronca, anunciaban con toda la carne al asador que familiares del Procurador de Justicia se encontraban en la nómina del Gobierno, pero claro, solo informaron lo que les convenía y se olvidaron de pequeños detalles que son MUY importantes en el caso. Y que quede claro, Roberto Flores no es santo de mi devoción pero la verdad sea dicha, desde que se le encomendó la Procuraduría se la ha pasado trabajando, sin dejar distraerse por grillas, y mostrando seriedad en su labor, como debe de ser.

El hijo de Roberto Flores era meritorio de una agencia del Ministerio Público, es decir, no recibía sueldo. Sí, el hijo del Procurador era meritorio al igual que 200 estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León, aprendiendo y haciendo MÉRITOS para lograr una carrera, y eso es de aplaudirse porque el joven al igual que 200 de sus compañeros, simplemente: Se están esforzando. Hoy, el muchacho no podrá continuar con dicha labor.

El otro caso es el del “yerno”, y pongo comillas porque el muchacho NO está casado con la hija del Procurador, es solo su novio y de hecho, nada garantiza que lleguen al altar, novios es eso, novios, no MATRIMONIO. Además, hay que decirlo, Enrique Gómez participó en la precampaña y campaña de Jaime Rodríguez, también formó parte de la transición, él se ganó su puesto y todos los días se presentaba a trabajar en la Coordinación de Evidencias, que por cierto está como a eso de cinco niveles de mando del Procurador, es decir… ¡Muy lejos! Pero eso no importó, y el muchacho presentó su renuncia voluntariamente.

Sobre el caso del padre del Procurador, el señor Roberto Augusto Flores Garza, hay que decir que él estuvo desde el día cero junto al Bronco, ya que le dio su respaldo desde el día que presentaron las firmas para que pudiera ser candidato. También estuvo presente en la precampaña y en la campaña. Si el señor estaba en un Departamento de la Secretaría de Seguridad Pública, era porque era directamente un encargo del propio Jaime Rodríguez, por lo que aceptó dicha responsabilidad en una dependencia donde el titular NO es su hijo, sino el General Cuauhtémoc Antúnez, sin embargo, también presentó su renuncia.

Y mención especial merece el caso del hermano de Roberto Flores, a quien le hicieron una salvajada que no se puede justificar. El hermano del Procurador estaba dado de alta como trabajador del Gobierno del Estado de Nuevo León… ¡DESDE EL AÑO 2010! Es decir, el hermano trabajaba como servidor público desde la administración pasada, en un área muy alejada de la de su hermano, y cobardemente Augusto César Flores fue dado de baja, cosa que no es nada justa ni aceptable.

Aunque Roberto Flores es un personaje polémico, sorprendió a muchos al llegar a la Procuraduría de Justicia. ¿Por qué querer fregar al Procurador si no se ha involucrado en las grillas? Sencillo y simple: Porque sí trabaja.

Algunos como Manuel y Fernando prefieren quedarse en la mediocridad y en la comodidad de grillar, hasta el punto de olvidar cuáles son sus funciones, cuáles son sus obligaciones, y principalmente olvidarse del por qué se les está pagando. Y es así, cuando llegas a ese bajo nivel donde quieres más y más poder y te olvidas de lo más importante (Nuevo León), por lo que es normal que quieran pegarle al “compañerito” aplicado de la administración, para que la cosa no se vea tan mal.

La grilla contra Roberto Flores ha subido de nivel, mientras que él lidia con el IMPORTANTE y DELICADO tema de la justicia. La Procuraduría es una casa donde se tratan problemas de la VIDA REAL, no como en otras dependencias donde se la pasan burlándose del propio Bronco, tirando hueva y anhelando tener más poder. El Procurador ha mantenido comunicación directa con la ciudadanía, les ha atendido, les ha explicado, los ha invitado a denunciar, a no ser víctimas de delitos, en fin, es un Procurador cercano que se ha esforzado y que realmente se toma con seriedad el compromiso que tiene con los ciudadanos.

Jaime Rodríguez Calderón se la ha pasado criticando a los medios de comunicación, y está documentado que cuando los “atiende” lo hace de mala gana, aprovechando toda oportunidad para enfrentarlos y cuestionarlos, de hecho en algunas ocasiones se ha comportado agresivamente, y ha menospreciado a compañeros reporteros en numerosas ocasiones, sin embargo esa postura de El Bronco quedó en entredicho el día de hoy, cuando la administración reaccionó inmediatamente por el periodicazo dominguero de El Norte, así de rápido salió Manuel González a dar una rueda de prensa que más bien parecía una rendición de cuentas a ese medio impreso. Y ahora con esto, el Gobernador solo le abrió la puerta a los periodicazos y a los tuitazos, porque la ciudadanía también los quiere ver así de rápido dando la cara cada vez que su administración la riegue, cosa que tristemente ya se volvió una tradición.

Bernardo Reyes
@RegiandoCom