víctor fuentes

Hasta este momento no he podido encontrar las palabras adecuadas para calificar la acción de los empleados municipales de San Nicolás de los Garza, mismos que pintaron a un pobre perro muerto al momento de estar repintando el camellón central de la Avenida Rómulo Garza, a muchos nos ha dejado helados y sin palabras esa vil acción, a unos los ha indignado, y a otros tantos les ha causado molestia.

Ya sea enojo, indignación o algún otro sentimiento nada hará revertir la aberrante acción de los empleados municipales, para todos es sabido que las personas que suelen trabajar en esas labores son personas con poca preparación académica, y es obvio que el Alcalde Víctor Fuentes Solís no es responsable de las acciones de los empleados, eso lo sabemos, pero lo que sí es responsabilidad del panista, es la decisión mantener en su nómina a personas con un criterio tan pequeño.

Sabemos que el municipio nicolaíta ya está tomando cartas en el asunto, pero lo que algunas fuentes del ayuntamiento aseguran que harán, será solo remover a los nefastos empleados de sus puestos para luego enviarlos a otra área, Víctor Fuentes tiene que demostrar con mano dura que ese tipo de crueldades no van con su estilo, ya que de no hacerlo estaría mostrando su lado obscuro que algunos afirman que tiene.

Si de por sí, San Nicolás ya había estado demostrando poca tolerancia con los amantes de los perros, al evitar que se coloquen anuncios de mascotas perdidas en las plazas públicas, como en la famosa plaza Las Arboledas ubicada en la colonia Las Puentes, empleados municipales retiran con saña cualquier anuncio de animalitos extraviados, y si es sorprendido quien pretende colocar alguna hoja o cartulina con datos o imagen de su mascota en algún muro, son regañados por los trabajadores de limpieza como si fueran el mismísimo Alcalde.

No quisiera pensar mal de Víctor Fuentes, pero más vale que hable con toda su ralea y la ponga al tanto de algún código de ética, sin importar el nivel que sean los empleados, San Nicolás ya no es un rancho, lo que suceda en ese municipio ya no se quedará como un simple chisme, repito, sabemos que el edil no es responsable de los actos estúpidos de los empleados, pero sí tiene una responsabilidad MORAL de lo que hagan sus trabajadores.

Ahora todo dependerá de las acciones que tome el Alcalde de San Nicolás en contra de los empleados para ver qué tanta MORAL se viene cargando Víctor Fuentes, y desde les envío una mentada de madre a todos los que participaron en esa corriente acción, y lo menos que esperamos del Alcalde es que presente a quien cometió dicha acción, para que de perdido sus vecinos sepan la clase de personas que son.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom