teotihuacán

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron en la Plaza de la Luna en Teotihuacán, fosas con estelas lisas de piedra verde, además un código que se elaboraba en las primeras fases de la urbe hace aproximadamente mil 900 años.

De acuerdo con el INAH el material de que está realizado éste monumento sobre el suelo podría provenir del Estado de Puebla, e indicaron que su descubrimiento los pone frente a un nuevo centro cósmico.

La directora del proyecto de investigación Verónica Ortega Cabrera, mencionó que desde una vista aérea, podría simular un paisaje lunar repleto de cráteres: fosas en cuyo interior se hallan estelas lisas de piedra verde, conductos que marcan al centro de este espacio los rumbos del universo y una serie de horadaciones, marcas lexicográficas, que contenían cantos de río, elaborados hace mil 900 años.

La directora aseveró que las excavaciones se han enfocado frente al Edificio Adosado de la Pirámide de la Luna, en la llamada Estructura A, un patio cerrado de 25 metros por lado con 10 pequeños altares dentro de éste.

La investigación arrancó en 2015, con cinco meses de trabajo; este año se retomaron a inicios de abril y concluirán a fines de julio próximo.

Cuando hallamos estas fosas y las estelas de piedra verde empezamos a generar la idea de que, efectivamente, fue un espacio con una carga simbólica que une la parte subterránea, el inframundo, con el plano celeste”, detalló.

Concluyendo la directora del proyecto que este descubrimiento habla de la importancia de la piedra verde y de su vinculación con las deidades acuáticas, pues en la Plaza de la Luna se han encontrado las esculturas más grandes de la diosa de la fertilidad Chalchiuhtlicue, y es probable que el culto en este lugar estuviera íntimamente relacionado con ella.

Regiando
@RegiandoCom