Solomon Asch, psicólogo estadounidense, mediante un experimento social que realizó en 1951, descubrió como los seres humanos se trastornan por los éxitos obtenidos de los demás, a este síndrome se llamó “Salomón”.

El Síndrome de Salomón afecta a gran parte de la sociedad que demoniza el éxito de los otros, es la envidia por los triunfos ajenos, mismos que impiden que los individuos realicen actividades que los lleven a tener una mejor vida.

El miedo a ser el elemento discordante de un grupo, es lo que sienta las bases de la patología, este trastorno se caracteriza porque el individuo toma decisiones o lleva conductas evitando destacar o sobresalir por encima de los demás, ya que la envidia le hace pensar que le ponen obstáculos en la vida.

Los individuos afectados por el Síndrome de Salomón, tienen baja autoestima, lo que los lleva a que sus virtudes no sobresalgan, provocando un complejo de inferioridad y mediocridad que difícilmente superaran debido a sus frustraciones.

Cabe señalar que el Síndrome de Salomón no solo afecta a las personas adultas, los niños en la escuela y con sus amigos pueden estar sufriendo este trastorno, incluso hay menores que lo padecen con sus propios hermanos.

Es necesario para superar el Síndrome de Salomón, atención especializada de un psicólogo para ayude a que la persona deje de envidiar a los demás y pueda llegar a obtener el éxito laboral, económico y en su persona.

Gonzalitos
@GonzalitosCom

@RegiandoCom