Cuántas no hemos escuchado decir: No pases por debajo de una escalera, es de mala suerte, cuidado con el martes 13, no tires la sal, etcétera, sin embargo hay quienes dicen que estas supersticiones no son más que eso, creencias que se han pasado de generación en generación.

Pero verdad o mentira, todos y cada uno de nosotros alguna vez las hemos evitado, aquí te presentamos 10 supersticiones más comunes que alguna vez hemos escuchado:

EL COLOR AMARILLO:
color amarillo
La tradición cristiana asoció este color con el del azufre de los infiernos y le dio una significación peyorativa convirtiéndolo en imagen del orgullo, de la falsedad y la traición, es además el símbolo del adulterio.
Entre los productores y actores de teatro lo consideran particularmente maléfico, no lo permite ni en decorados ni en vestimentas, esta superstición parte de que Moliére murió vestido de amarillo.
Sin embargo, la prevención contra este color procede de los tiempos de la Inquisición, a muchos cómicos se les impuso el San Benito, una túnica amarilla de penitente con una cruz de San Andrés a la espalda con la que debían deambular por las calles expuestos al escarnio público. Muchos toreros evitan también el color amarillo.

TIJERAS ABIERTAS:
tijeras abiertas
Unas tijeras que descuidadamente han quedado apuntando a una persona indican que si ésta es una persona soltera, nunca va a casarse, y si es casada, que será objeto de infidelidad.
En cualquier caso, cuando unas tijeras caen al suelo, la persona a la que dirigen su punta está siendo señalada como víctima de un mal o desgracia inmediata.
Tradicionalmente las tijeras son atributo de Átropos, una de las tres Parcas (romanas) o Moiras (griegas), encargada de cortar el hilo de la vida.
Nunca se deben regalar tijeras, salvo que se de a cambio una moneda o se pinche previamente de forma inocua, a la persona que es destinataria del regalo.
Pese a ser un elemento maléfico, las tijeras gozan, como otros utensilios, de una función dual y pueden servir en algunas ocasiones para cortar las energías negativas, desde esa condición conjuran al mal de ojo y abiertas en cruz junto a una puerta, impiden la entrada de las brujas.
Es práctica habitual en la España meridional colocar unas tijeras junto al lecho de una mujer embarazada para aliviar los dolores propios del alumbramiento formando una cruz.

MARTES 13:
MARTES 13
El número 13 por sí solo es considera de mal agüero, es aún más fatídico si coincide en el calendario con el martes.
El origen de la maldad atribuida al martes se debe a su asociación con el Dios Marte, Dios de la guerra que implica la muerte, la consideración del martes como día fatídico ha dado origen a varios refranes:
* El martes, ni te casas ni en embarques
* El martes ni gallina eches, ni hija cases
* El martes ni hijo cases, ni cochino mates
* El martes ni tu casa mudes, ni tu hija cases, ni tu ropa tejas.
Los hijos nacidos en martes serán desgraciados, tendrán una vida corta y su ideal será la guerra.
En muchos edificios del mundo, el piso 13 no existe, en los elevadores del 12 se brincan al 14, incluso en los barcos el camarote 13 permanece cerrado y jamás se asigna a ningún pasajero, al igual en algunas aerolíneas el asiento 13 no está señalizado en el avión.

TIRAR LA SAL:
TIRAR LA SAL
La sal es un elemento de la Tierra, un compuesto de sodio que desde la antigüedad se ha considerado protectora frente al maleficio y la portadora de buena suerte.
Puede que esta superstición esté relacionada con la importancia de la sal como conservante de alimentos (salazón…)
Se cree que cuando hay sal en una casa siempre habrá dinero y si se echaba sal en los rincones de las cuadras el día primero de abril se evitaban las enfermedades del ganado.
Como amuleto la sal se utilizaba en rituales dibujando un círculo de sal alrededor de aquel que deseaba protegerse contra el diablo. Este círculo era llamado “círculo mágico”.
Para contrarrestar el mal de ojo se bañaban en agua con sal las plantas de los pies y las palmas de la mano tres veces, se bebía tres sorbos del agua salda y después se echaba al fuego lo que quedaba de dicha agua.
Hay sin embargo un remedio para conjurar la mala suerte: echar una pizca de sal por encima del hombro izquierdo, porque de este modo se ciega al diablo y a los malos espíritus, o tirar agua por la ventana.
Era costumbre echar sal al fuego cuando entraba en casa una persona sospechosa de dedicarse a la hechicería, también se evitaban las visitas de alguien indeseable echando sal donde había estado, recogiéndola y quemándola después. Otro remedio utilizado era echar sal en el umbral después de su partida.
Se creía que poniendo un plato con sal debajo de la cama de un enfermo ésta absorbía el mal y protegía contra la enfermedad.
Sin embargo es de mal agüero derramar de forma involuntaria la sal o que se caiga un salero, el responsable de ese fatal descuido verterá tantas lágrimas como granos de sal se hayan desperdigado, pretenden algunos que esta creencia procede de la Última Cena, en la que Cristo derramo la sal.
Quién pisa la sal derramada tendrá disgustos y si se trata de alguien que va a casarse pronto, no cumplirá este propósito. Aquel que persiga quebrantar la felicidad de unos recién casados le basta con echar sal en el lecho nupcial.

ABRIR UN PARAGUAS DENTRO DE UNA HABITACIÓN:
PARAGUAS DENTRO DE LA CASA
Nunca ha de abrirse un paraguas en el interior de la casa, ni siquiera en un recinto cerrado y tampoco en el vestíbulo o porche de cualquier lugar, al hacerlo se da rienda suelta a un mal que, en ocasiones, puede desencadenar la muerte, esta superstición es relativamente reciente, puesto que los paraguas, como tales, no fueron introducidos en Europa hasta el siglo XVII.
Su simbología procede, no obstante de los parasoles orientales, símbolos de la realeza que dimana de la divinidad, y del palio. Desde ese ángulo, se interpretaba que usurpar la condición divina por medio del uso del paraguas o la sombrilla e interrumpir el itinerario del reino de la luz (el sol) contribuía a desairar a los dioses y sólo se permitía que, excepcionalmente, sustituyera al recinto personal de cobijo y protección (la casa) en las salidas al exterior.
La simbología oriental que establece una vinculación del paraguas (artefacto moderno) con las fuerzas, maléficas y benéficas, de la naturaleza persiste en nuestro país y, en esa línea el que abre un paraguas en día soleado ha de ser consciente de que está invocando, cual anónimo chamán, la lluvia.
Si el paraguas se nos cae, anuncia una decepción en el plano amoroso o de los negocios, en este caso, ha de ser siempre otra persona la que lo recoja del suelo para, de este modo, evitar el riesgo.
Si un paraguas abierto se usa de ventilador, girándolo y girándolo, espanta la suerte y si, impulsado por el viento, se vuelve hacia atrás, también.
No se puede colocar un paraguas sobre la cama y tampoco sobre una mesa, aunque si alguien se le olvida en algún lugar extraño, es signo de que el destino le tiene reservada alguna sorpresa agradable.

MAL DE OJO:
MAL DE OJO
Se dice que algunas personas, brujas y hechiceras, especialmente si gozaban de alguna característica especial en los ojos, tenían el poder de causar enfermedades y desgracias con su mirada, siendo los niños más propensos que los adultos a ser víctimas del mal de ojo.
Existen diversos remedios contra el mal de ojo: uno de ellos es el conocido gesto que se hace con el puño cerrado, sacando el dedo pulgar entre el índice y el corazón, diciendo al mismo tiempo:”taf tafio anaquendavit”.
La otra receta es escribir con azafrán, alcanfor y lágrimas del enfermo la palabra ABAYA en una tabla de madera; se echa agua rosada en ella y se da de beber al paciente víctima del mal de ojo.
Así mismo hay multitud de remedios y amuletos que protegen del mal de ojo, como el ajo, los objetos de oro y plata, los pedazos de cuerno y las herraduras.
pulseritas
Otro remedio para evitar el mal de ojo son los accesorios como aretes, pulseras y collares con “ojitos” colgados, estos repelerán el mal y lo malo que es deseado a la persona, se regresa a quien lanzó el mal de ojo, es por eso que este tipo de accesorios protegen de la envidia y el deseo de un mal.

TOCAR MADERA:
TOCAR MADERA
Tocar madera tiene su origen en la madera de la Santa Cruz y en la veneración de que ha sido objeto las reliquias de trozos de madera de ella.
También se dice que el origen de la superstición se encuentra entre las costumbres paganas de los druidas y magos de otros tiempos, que recurrían a la madera como a una “toma de Tierra” para las malas vibraciones, de esta última versión viene la exigencia de que cuando se toca madera ésta no debe tener “patas”, es decir, que no valen ni mesas, ni sillas.
Se dice que cuando se menciona algo que se desea que suceda hay que tocar madera para qe efectivamente el deseo se realice y no ocurra nada que lo impida.
También se dice que cuando alguien se jacta de algo, por ejemplo “nunca me he roto un hueso”, tiene que tocar madera inmediatamente para que continúe la buena suerte que hasta ese momento le ha acompañado, cuando una persona hace gala de su buena estrella se cree que también debe tocar madera.
Cuando cruje la madera de una casa es una señal de muerte, las vigas que crujen y las mesas que chirrían son presagios de desastres o muertes, esto se puede extender también a las sillas.
Se decía que traía buena suerte encontrar por la mañana a alguien con una pata de palo, no había que mirar hacia atrás y seguirlo con la vista porque entonces se tendría un disgusto.
Se cree que poseer objetos de madera perfumada es augurio de buena suerte.

GATO NEGRO:
gato negro
En Egipto el gato estaba considerado como la reencarnación de los dioses en el trance de comunicarse con los hombres y manifestarles su voluntad, los gatos también eran momificados y todo aquel que se atrevía a matar un gato era acreedor de la pena de muerte.
En el siglo XII la Iglesia comenzó una persecución a los gatos, a los que consideraba símbolo del diablo y cuerpo metamórfico de las brujas, se alentó de tal forma esta persecuón que llegó a convertirse en espectáculo la quema de estos animales en las hogueras la noche de San Juan.
Se reivindicó la existencia de los gatos a partir del XVII debido a su habilidad para la caza de ratas, causantes de temibles y desoladoras plagas, durante el siglo siguiente recuperó su prestigio y por su belleza sirvió como modelo para múltiples cuadros y esculturas..
La dualidad del gato como símbolo de la divinidad y de la representación demoníaca dio lugar a que en las supersticiones relacionadas con él se le considere representante de la mala o la buena suerte, según las circunstancias o lugar en que naciesen.
El gato negro puede traer buena o mala suerte dependiendo del lugar y la circunstancia de su encuentro: unos dicen que el gato negro es portador de mala suerte, mientras que otras creen que la mala suerte la trae el rojo.
Se dice que el vaticinio es nefasto si se cruza en el camino de una persona de derecha a izquierda. También que pierde este carácter de maldad si tiene un lunar blanco en alguna parte del cuerpo.
En Europa y Norteamérica se considera que un gato negro trae buena suerte si camina hacia ti, pero si se aleja se lleva la suerte consigo. Lo mismo sucede si el gato se cruza de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, considerado de mal agüero.
Desde tiempos lejanos las madres deben tener los gatos alejados siempre de los bebés porque “sorben el aliento” del niño como los vampiros. Si observamos a los gatos cuando los tenemos en el regazo tienden a acercarse a la boca y husmear. No es difícil imaginar que, dado el miedo a las fuerzas tenebrosas, este gesto parecería un intento de sorber que podría poner en peligro a un niño, pues el gato le sorbería la vida.

ROMPER UN ESPEJO:
ROMPER UN ESPEJO
Esta creencia es común en todo Occidente cristiano, se sitúa entre las supersticiones más citadas y proviene para algunos del uso adivinatorio del espejo, en las sesiones de craptomancia de los antiguos griegos, la rotura del espejo anunciaba la muerte. Es probable, sin embargo que esta superstición obedezca a la idea de que la imagen reflejada en el espejo es el doble o el alma de quien los utiliza y que, en consecuencia, romperlo equivale a poner su vida en peligro.
El arte de la adivinación por medio del espejo se llama catoptromancia y se realiza mediante una persona que se mira fijamente hasta quedar hipnotizada, momento en el cual se le hacen todo tipo de preguntas. Originario de Persia es uno de los sistemas de adivinación más antiguos.
Hay quienes dicen que si un espejo se rompe dentro de casa, traerá siete años de carencias, de salud y la mala suerte no desaparecerá hasta cumplido el término.
Otros refieren que cuando un espejo se rompe por accidente, de inmediato se tiene que poner en un balde agua por siete días y siete noches, pasado ese tiempo se deberá envolver en papel y tirarlo en un lugar alejado y con agua corriente.

PASAR POR DEBAJO DE UNA ESCALERA:
DEBAJO DE UNA ESCALERA
Si alguien por despistado ha pasado por debajo de una escalera, tiene numerosos recursos para deshacerse de la mala suerte: hacer el signo de la figa, cruzar los dedos hasta ver un perro, escupir tres veces a través de los escalones o una vez por encima del hombro derecho, escupir en el zapato y continuar el camino sin volverse hasta que la saliva esté seca.
Pero no solo pasar por debajo de una escalera tiene su superstición, las escaleras en sí tienen una gran poder del bien y el mal, por tal razón debe evitarse siempre recoger un objeto a través de los peldaños, o pararse en un escalón impar.
Ha de preferirse siempre la escalera con un número impar de escalones.
Saltarse un escalón al subir anuncia un revés de fortuna, además significa pérdida de dinero.
Con respecto a las escaleras que unen dos pisos, se recomienda hacer el signo de la cruz al pisar el primer escalón para evitar un tropezón.
Caerse por una escalera es de buen augurio si ocurre subiendo, pero un mal presagio si es bajando, cuando a mitad de las escaleras se acuerda uno de que ha dejado olvidada alguna cosa, se recomienda primero subirlas todas y luego bajar por ella, para evitar la mala suerte.
Teniendo en cuenta su origen religioso no es raro que sea de buen presagio soñar que se sube una escalera y de mal agüero
y contrariedades bajarla.
Fuera del mundo de los sueños está considerado de buen augurio y signo de próxima boda caerte por la escalera si en ese momento la vas subiendo, y por el contrario de mal agüero y signo de asistencia a un funeral caerte si las estás bajando (dependiendo de la gravedad de la caída podría ser el propio: mucho cuidado).

Al final de todo, eres tú quien atrae la mala o la buena suerte, como dice el refrán: “Nada es verdad, nada es mentira, todo depende del cristal con que se mira“.

Gonzalitos
@GonzalitosCom

@RegiandoCom