El pasado 31 de octubre del 2015, se aproximó a la Tierra el llamado asteroide de Halloween o asteroide Calavera, ocasión que aprovecharon los astrónomos para estudiar sus características, el 2015 TB145 conocido así por la NASA, tiene un tamaño de 625 a 700 metros, con un aspecto a una calavera humana, que impresionó a los científicos, ahora éste asteroide se espera que regrese en el mes de noviembre del 2018.

Científicos esperan que en el próximo acercamiento del asteroide Calavera a la Tierra, se pueda conseguir nuevos datos de él, sin embargo por los cálculos realizados, el asteroide pasará más alejado de nuestro planeta, por lo que solo podrá observarse con telescopios grandes o especiales.

De acuerdo a los datos recabados el pasado 2015, los científicos creen que el asteroide calavera podría ser en realidad un cometa extinto que ha perdido sus compuestos volátiles después de numerosos pasos alrededor del Sol. En general los asteroides y los cometas se distinguen por su composición (más rocosos y metálicos los primeros y con mayor proporción de hielo y algo de roca los segundos) y por su tipo de órbita alrededor del Sol, pero a veces no es fácil distinguirlos.

Los límites entre unos y otros cada vez son más difusos. En cualquier caso, ambos se formaron y son testigos de las primeras etapas de nuestro sistema solar, que nació hace alrededor de 4.600 millones de años.

Regiando
@RegiandoCom