Para algunas personas el bañarse con agua caliente les resulta muy relajante, sin embargo un grupo de cardiólogos señalaron que al hacerlo se podría producir un infarto.

De acuerdo a los especialistas el bañarse con agua caliente se pueden producir ritmos cardiacos anormales, es decir arritmias, ya que el pasar de lo caliente a la temperatura ambiente lleva al cuerpo a sufrir una caída brusca de la presión, ya que el corazón tiene un sistema electrónico interno que controla los latidos del corazón.

Las personas son más propensas en sufrir problemas cardiacos en época de invierno, por lo que se recomienda bañarse con agua tibia, más fría que caliente.

Durante una arritmia, el corazón puede latir demasiado lento, demasiado rápido o dejar de latir. Cuando el corazón desarrolla una arritmia donde este deja de latir, se produce un paro cardíaco súbito. Es distinto de un ataque al corazón (infarto), en el que el corazón suele continuar latiendo pero el flujo sanguíneo hacia el órgano se encuentra bloqueado.

Así es que si eres de las personas que le gusta bañarse con agua caliente, podrías considerar cambia ese hábito y así proteger tu corazón.

Regiando
@RegiandoCom