amor signos

Cada signo del Zodiaco determina los rasgos más característicos y también da respuesta a un tema que preocupa a muchas parejas y que resulta ser uno de los principales motivos de discusiones y rupturas: los celos.

Aquí te presentamos en este mes de San Valentín, qué tan celoso es cada signo y su reacción ante una situación de infidelidad:

ARIES:
Jamás piensa que lo puedan engañar, su autoestima es grande, no es de desconfiar ni andar controlando.
Si descubre una infidelidad, primero no lo puede creer y luego encara a su pareja, expresa su enojo, no perdona que lo hayan pospuesto.
En la gran mayoría de los casos, termina con la relación; ya no le entusiasma seguir.

TAURO:
Es uno de los signos más celosos, siempre desconfía y se fija en detalles que indiquen si está acertado, puede ser obsesivo, en muchos casos no habla y se queda rumiando sus sospechas, es absorbente y pretende ser el centro de la vida del otro, sobre parientes y amigos.
Si se confirma su temor, no corta pero no perdona ni olvida.
La vida se complicará.

GÉMINIS:
Su temperamento juvenil, espontáneo y divertido hace que no considere demasiado el tema de la fidelidad, a menudo juega con dar celos, pero no concreta.
Si es el ofendido, caben dos posibilidades o no le da importancia o se siente dolido pero perdona, comprende que también le puede pasar.
No es de recordar lo pasado ni quedarse fijado en una ofensa.

CÁNCER:
Centrado en su intenso sentir, no querrá ver la realidad ni reconocer la falta de su pareja, ante una evidencia, no concibe que lo hayan engañado, la herida es muy grande.
No perdona y se lo recordará al otro a cada momento, haciéndole la vida difícil.
Exigirá que parientes y amigos e incluso los hijos, si los hay, tomen posición por uno o por otro.

LEO:
Su gran autoestima hace que no sea desconfiado, pero es excluyente, no acepta ofensas, toma a mal cualquier muestra de interés o consideración por una tercera persona, no se obsesiona pero mantiene todo bajo control para no ser burlado.
Si descubre que tal afrenta a su ego ha sucedido, castiga alejándose como un rey o reina ofendidos.
No perdona.

VIRGO:
Confía y ni siquiera piensa que puede ser engañado, pero si algo le hace dudar, racionaliza y busca indicios, no se detiene y si descubre una infidelidad, se hecha culpas, explica y pide explicaciones.
Quiere encontrar una solución, si la otra persona se lo pide, perdona, pero ya las cosas no serán iguales, algo se habrá roto.
Una segunda vez no lo tomará desprevenido.

LIBRA:
Es un enamorado del amor: idealiza la relación y a la persona amada, como está muy atento, capta si algo anda mal, si confirma sus sospechas, el mundo se le viene abajo, pero termina perdonando, son cosas del amor.
Se pone en el lugar del otro. En el fondo, no quiere perder lo que tiene.
Puede llegar a fingir que no se da cuenta.

ESCORPIÓN:
Es casi obsesivo con sus celos y su desconfianza, es de vigilar o hacer seguir, por las dudas, ante el hecho consumado, no soporta la situación.
Su reacción es terrible: en muchos casos se deprime y se autocastiga, en otros se venga de su pareja de manera cruel, hace escenas y todo lo posible por romper la otra relación.
Recuerda durante años y aún separados, se sigue vengando.

SAGITARIO:
Por su temperamento alegre y optimista, siempre ve las cosas por el lado bueno, es confiado y nunca piensa mal, si se demuestra lo contrario, no puede comprender que lo hayan estafado en su buena fe.
Encara directamente a su pareja y le pide explicaciones, termina perdonando, porque él mismo, debido a su exuberante temperamento, se permite infidelidades.

CAPRICORNIO:
Se toma la vida en serio y siempre está ocupado en sus asuntos, su vida no se centra en lo afectivo y no da lugar a pensamientos de desconfianza o celos, ha prometido su amor y recibido la promesa de su pareja, da por sentada la fidelidad, pero no es tonto.
Ante una verdad, corta la relación y a otra cosa.
No da una segunda oportunidad.

ACUARIO:
Su mentalidad es muy peculiar y su comportamiento imprevisible, los celos no son su preocupación, antes que nada valora la libertad y piensa que la vida es una serie de encuentros y desencuentros. Ante una evidencia, generalmente no le importa, aunque no deja de sentirse menoscabado.
No es posible establecer qué tipo de reacción tendrá.

PISCIS:
Muy emotivo, el amor y la pareja constituyen el foco central en su vida, la infidelidad es la más terrible de las posibilidades y le teme constantemente, lo diga o no, en muchos casos, acusa por imaginaciones, llora y dramatiza, muy perceptivo, siente o adivina si lo están engañando.
Perdona pero no olvida.
Es muy sensible frente a las escenas o explicaciones que el otro le dé.

Gonzalitos
@GonzalitosCom

@RegiandoCom