Predicen que el Gran Eclipse Solar es la “Antesala del Apocalipsis”

Se acerca el Gran Eclipse Solar que ocurrirá éste próximo 21 de agosto y con él, astrólogos, numerólogos y estudiosos de la Biblia, han asegurado que éste será el principio del apocalipsis.

Ya que de acuerdo a las profecías, el llamado Planeta X o Nibiru colisionará con Tierra, éste próximo 23 de septiembre, destruyendo gran parte de los continentes, induciendo a la nuestro planeta al inminente cambio de polos, provocando grandes tsunamis y terremotos.

Astrónomos de todo el mundo estiman que el apocalípsis tendrá lugar exactamente el próximo 23 de septiembre, cuando la Luna aparecerá a los pies de la constelación de Virgo, y será causado por la colisión de la Tierra con Nibiru o Planeta X.

De acuerdo con el investigador y autor del libro El Planeta X, David Meade, el “Gran Eclipse Americano” es el más grande presagio del principio del fin, ya que ese día “el amanecer será oscuro, como predijo el profeta Isaías y la Luna que saldrá ese día se llama ‘luna negra’, fenómeno que sucede aproximadamente cada 33 meses, afirmó.

David Meade afirmó que el número 33 se relaciona con diversas referencias como el nombre divino de Elohim, que figura 33 veces en el Génesis, referente al Eclipse de Sol mencionó que comenzará en Lincoln Beach, Oregón, el 33.º Estado de Estados Unidos, y terminará en la latitud 33º en Charleston, Carolina del Sur. Un eclipse de semejante magnitud no ha ocurrido desde 1918; es decir, 99 años o 33 multiplicado por tres.

Y aunque la NASA ha tratado de desmentir la existencia del Planeta X o Nibiru, el pasado 21 de julio un asteroide pasó rozando la Tierra y no fue detectado por ningún radar terrestre, sino hasta 3 días después del evento, con esto los científicos afirman que la NASA oculta información para no alarmar al mundo o no están preparados para un acontecimiento de tan grande magnitud.

El asteroide que no fue detectado por la NASA sobrevoló la Tierra a sólo un tercio de la distancia que separa a nuestro planeta con la Luna, era tres veces mayor en tamaño al meteorito de Cheliábinsk que impactó a Rusia en el 2013.

Algunos científicos creen que el bólido no fue detectado por la NASA, pese a haber “rozado” la atmósfera terrestre, debido a que su superficie es demasiado oscura o no reflectante. Si el asteroide hubiese impactado contra una región habitada del planeta las pérdidas humanas y económicas podrían haber sido colosales.

Es por eso que creen astrónomos y científicos que la NASA no ha detectado el peligro de gravitación del Planeta X o Niniru, debido a la aproximación oblicua con que se acerca a la Tierra; sin embargo los sismos de alta magnitud y las tormentas severas en todo el mundo, son las evidencias palpables para demostrar la aproximación de esa masa destructiva, y este próximo 23 de septiembre muy posiblemente la Tierra sufra una amenaza inminente de colisión con el Planeta X.

En foros científicos de la NASA se alerta sobre una estrategia habitual para confundir y alimentar el mito de la existencia del Planeta X, sin embargo en el año 2008 un equipo japonés anunció que según sus cálculos debía existir un planeta no descubierto a una distancia de unas 100 UA. (la unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol: unos 150 millones de kilómetros) con un tamaño de hasta dos tercios del de la Tierra. Estos cálculos refuerzan la hipótesis de la existencia de un Planeta X.

Sin embargo sea cual sea la verdad que se oculta tras el Planeta X, la única realidad es que nuestra frágil Tierra se encuentra sometida a graves desastres naturales, y las olas de calor que afectan muchos países, así como sismos, tormentas y tornados severos, pueden ser la prueba definitiva de que Nibiru es real y que el Armagedón está cerca.

Regiando
@RegiandoCom

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply