La decisión de impugnar la elección regia por parte del Alcalde con licencia Adrián de la Garza, dejó satisfecho a gran parte del electorado, ya que no es un secreto para nadie el amañado trabajo por parte de la Comisión Municipal Electoral de Monterrey, comandada por Genaro Bermejo, y afirmo que es amañado porque jamás de los jamases se había visto tanta incompetencia por parte del organismo electoral, al menos en nuestro Estado.

El proceso electoral para la Alcaldía de Monterrey está plagado de “errores” y desaciertos claramente diseñados para afectar y favorecer a ciertos candidatos, si vemos sin sospechosismo algunas de las anomalías vividas el día de la elecciones y posterior a estas caemos en cuenta que todos los “errores” NO son errores. Hay cientos de acciones que superaron el descaro y el cinismo, el electorado regio fue burlado por parte de la CME, un descaro total.

Por ejemplo, el hecho de que llegaran casillas por la paquetería DHL es algo INACEPTABLE, ya que estas casillas estuvieron deambulando de un lado a otro incumpliendo la cadena de custodia que le pertenecía a los Presidentes de casilla, eso no se puede permitir. También el que llegaran 10 casillas 5 días, sí leyó bien, 5 días después de la elección es totalmente INACEPTABLE, y si a esto le sumamos lo que se vio en un video que circula en redes sociales, en donde al momento de contar los votos de algunas casillas “irregulares” un empleado de la CME está sumando boletas sin marcar a favor del panista Felipe de Jesús Cantú, también sería INACEPTABLE, lo peor es que esto fue frente al propio Bermejo, peor la acción.

La impugnación de esta elección sería la herramienta perfecta para descubrir quién o quiénes fueron los culpables de esta serie de irregularidades. Además, tomemos en cuenta que la carrera policiaca de Adrián no es de oquis, ante esto, sé perfecto que no se dejará robar esta elección, en muy pocas ocasiones hemos visto elecciones tan cerradas, pero que en Monterrey pasara esto es totalmente inusual, el último conteo da 0.89 de puntos porcentuales de diferencia entre Felipe y Adrián, estamos hablando de 4,679 votos de diferencia. Bueno, si nos quedamos con ese 0.89 por ciento de diferencia entre ambos candidatos, y si vemos la cantidad de votos que realmente no fueron tomados en cuenta en esta sumatoria, los cuales vendrían siendo aproximadamente 30 mil votos, mismos que sí marcarían una distancia real entre ambos contendientes.

La CME de Monterrey actuó de manera irregular al permitir que las casillas fuesen tratadas con poco respeto, ya que en ellas se encuentran las decisiones de miles de regiomontanos, ya sean favorables para cualquier candidato, caray, son millones de pesos los que se destinan para una elección y no es posible que fallen en la capacitación de los empleados, no es posible que estos actuaran de esa manera irresponsable al perder 92 casillas, de estas solo aparecieron 10 que llegaron el pasado viernes y luego fueron arrumbadas en un cubículo, quedando 82 casillas sin encontrar. La autoridad electoral decidió tomar como prueba para contabilizar los votos de 54 casillas, algunas actas abandonadas en los escritorios de la CME y varias fotografías tomadas a las sábanas colgadas afuera de las casillas, cosa totalmente que es INACEPTABLE, carambas, a quién en su sano juicio se le ocurre hacer valer como prueba fotografías tomadas por quien sabe quién sin haber sido certificados por alguna autoridad competente, esas fotografías pudieron fácilmente ser alteradas por cualquier persona, así que celebro la decisión de Adrián de la Garza de pelear ante tribunales esta elección, misma que podría pasar a la historia de Nuevo León como la más cochina y tramposa.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom