adrián de la garza procurador de nuevo leónEl asunto de las luminarias en San Nicolás está dejando en evidencia tres cosas muy importantes que no podemos dejar pasar de largo, uno, el Tribunal Colegiado fue quien primeramente ordenó que se dejara en libertad al sujeto ganador de la licitación de las ya tristemente conocidas luminarias corrompidas, dos, el Procurador de Nuevo León Adrián de la Garza Santos asegura que no comparte la decisión del Tribunal Colegiado, tres, las reglas sobre a quiénes se les entregan contratos no es muy clara.

En Nuevo León las autoridades usan la ley como les conviene, Adrián de la Garza se dice indignado por la decisión del Tribunal Colegido, pero cuántos de nosotros no estamos indignados por el mal actuar del Procurador, cuántos crímenes ha habido en Nuevo León que se pudieron haber evitado si él hubiera hecho bien su trabajo, si  él no hubiera volteado su mirada para otro lado mientras los malandros hacían de las suyas.

A muchos líderes de la delincuencia organizada los dejaron libres, y por qué en estos casos no se daba golpes de pecho, por qué el Procurador no alzó la voz para decir que los jueces actuaron conforme a sus conveniencias, pues claro que no, porque él estaba de acuerdo.

Las reglamentaciones municipales y estatales tienen que cambiar, tienen que ser más transparentes, para que casos como el de Ramiro Sergio Rangel, no vuelvan a pasar, se tiene que investigar profundamente quiénes serán los beneficiarios de los contratos, investigar bien sus negocios, los domicilios que presentan, los socios, sus antecedentes, vaya, ver a dónde llegarán nuestros dineros.

Este caso debería de ser el detonante para que la autoridad federal ponga candados a la ley, para que sujetos como Ramiro Sergio Rangel García no queden libres en caso de ser culpables, o bien que los exonere públicamente así como fueron exhibidos como culpables, ya que se sabe de muchos inocentes que son presentados como culpables al tiempo los sueltan porque los confundieron o porque estaban en el lugar equivocado.

Esta persona fue detenida en aquella época junto con otro, se estaban dedicando al robo de vehículo, en su momento fue consignado y procesado, un Tribunal Colegiado ordenó su liberación, es una situación que no compartimos, obviamente fueron apeladas estas disposiciones y finalmente un Colegiado federal ordenó su liberación y la verdad es una opinión que no compartimos creemos definitivamente que estas personas estaban dolosamente dedicándose al robo de vehículos”, afirmó Adrián de la Garza.

Y lo más importante es que si Adrián de la Garza hubiera realizado bien su trabajo en el caso de Ramiro Sergio otra historia sería, si hubiera logrado que sus gentes acreditaran la culpabilidad del supuesto roba coches nada de esto estaría ocurriendo, así que de primera mano el principal culpable de esta novela es el Procurador por no hacer su chamba.

Bernardo Reyes
@RegiandoCom

1 COMENTARIO