niño secuestrado 2

No hay palabras para tratar de consolar a la familia del pequeño Víctor Alfredo Ponce Montoya quien fuera secuestrado y atrozmente asesinado por sus raptores en días pasados, éste brutal crimen sacudió a la sociedad nuevoleonesa, pero lamentablemente el secuestro del niño de 13 años no movió un ápice los sentimientos de las autoridades encargadas de investigar éste plagio, ya que ni la Unidad Especializada Antisecuestros ni la Unidad de Despliegue Estratégico no pudieron resolver el secuestro antes de que los criminales privaran de la vida al pequeño Víctor.

La Unidad Antisecuestros se vio rebasada por un criminal de poca monta, ya que las investigaciones actuales apuntan a que fue un ex trabajador del padre de la víctima quién realizó el secuestro, es de muchos conocido que ésta unidad no mueve un solo dedo a menos que haya ganancias para ellos, a pesar que el padre del pequeño Víctor aportó pistas importantes del caso a la Unidad Antisecuestros, éstos no pudieron dar con los victimarios, tal fue su fracaso, que tuvo que intervenir otra área de la Procuraduría de Nuevo León, quienes ya después de los hechos lamentables pudieron dar con uno de los culpables.

Qué hubiera pasado si el padre del niño de 13 años hubiera ofrecido una gratificación a los agentes de la Procuraduría pertenecientes al área de Antisecuestros, quizás, éstos sí hubieran actuado y evitado la lamentable muerte de la criatura, no con ésto quiero decir que aquellos que por mala fortuna les toque ser víctimas de un caso de secuestro tengan que recurrir al clásico moche para que los agentes hagan su trabajo, no señor, lo que quiero decir, es que las autoridades tienen que hacer su trabajo como debe de ser, ya que ellos han sido entrenados y capacitados con recursos del Estado.

Ésta lamentable muerte no pude quedar sin castigo ni para los secuestradores ni para la Procuraduría, ya que la inacción de la Unidad Antisecuestros costó una vida, y pues bueno, deberá responder lo propio el nuevo Procurador de Justicia, Bernardo González, ya que llegó prometiendo el cielo y las estrellas, y tal vez para unas cosas sea muy pronto exigirle resultados, pero las vidas no son una “cosa” y en ésta ocasión él tendrá que poner mano dura a quién tenga que ponérsela, ya que ésta tragedia no es una carpeta más de la que alguien se pueda deshacer, si no todo lo contrario, quedará marcado en el paso de González en la Procuraduría.

Garza Sada
@GarzaSadaCom

@RegiandoCom