La noche del 5 de enero quedará en la historia de Nuevo León

vitrales-de-palacio-de-cantera

Lo sucedió la noche de ayer y la madrugada de hoy quedará en la historia de Nuevo León, nunca se había visto tal anarquía en este gran Estado, al menos en la memoria de los más viejos nuevoleoneses, otro motivo por lo que no se olvidará esa noche, es por la INEPTITUD del Gobierno del Estado para resguardar la casa del pueblo, es decir, el Palacio de Gobierno, anoche mismo, el vocero de seguridad, Aldo Fasci, reconoció que no actuaron para evitar los daños al Palacio de Cantera por estrategia, ya que querían evitar una desgracia.

En Estados del centro del País suelen ser comunes este tipo de revueltas, la misma capital de México, tiene experiencia para resguardar sus edificios, para así evitar daños irreparables, las autoridades policiacas utilizan a sus grupos de antimotines para contener que los manifestados no se pasen de la raya, la Fuerza Civil y la policía Estatal tienen a sus grupos de antimotines, prueba está cuando en los penales de Nuevo León se han realizado situaciones de alto riesgo, anoche vimos como los elementos policiacos solo estaban disfrazados de “antimotines”, ya que su actuar fue demasiado ingenuo.

Ante esto, vemos como la ineficiencia de la autoridad llegó a su límite de ineptitud, ya que NO es perdonable lo dicho por Aldo Fasci, ya que para eso existe los grupos de antimotines, mismos que sirven para controlar y dispersar a las multitudes con actitud violenta, nada le costaba al Gobierno del Estado haber ordenado un anillo de seguridad para resguardar físicamente el Palacio de Cantera antes de que comenzara el triste evento, si así hubiese ocurrido estoy seguro que no hubiera pasado a mayores, ya que la presencia ejerce respeto, pero como los anarquistas vieron que la autoridad NO actuó de inmediato, los malandros vieron una clara invitación a delinquir, dijera usted, que se les fue el avión a los mandos policiacos y no se prepararon con suficientes elementos, pero tristemente no fue así, ya que al interior del Palacio de Gobierno había cientos de policías, los cuales actuaron mucho tiempo después.

Los mal pensados (me incluyo) creemos que todo esto fue una jugada del mismísimo Estado solo para criminalizar a los dos principales líderes morales de la convocatoria a manifestarse, esto se cree debido a que Jaime Rodríguez Calderón señaló como responsables mucho tiempo ANTES de que comenzara el evento como posibles culpables de lo que pudiera suceder.

La noche del 5 de enero del 2017 quedará en la historia de Nuevo León, por los saqueos y por los daños al Palacio de Gobierno, pero también, por ser la noche en la que Jaime Rodríguez atentó en contra del patrimonio de los nuevoleoneses al haber actuado tontamente al dejar que unos simples pandilleros destruyeran los simbólicos vitrales.

@DiegoMCom

@RegiandoCom

0 comentarios